Ir al contenido principal

El “retonno”

Ea, después de mi periplo europeo vuelvo al tajo. Ahora en versión 2.0, es decir, como PhD, y cobrando… de momento.

Prometo actualizar más a menudo y quizás caiga algún post en la espeluznante lengua de Shakespeare.

Sin tiempo libre, aún

Y yo que creía que con mi recientemente adquirido estatus de doctor iba a poder relajarme un poco, después de este último año de locos. Pues resulta que no. A un mes de la visitica a Portugal ya se me ha acumulado nuevamente el trabajo. Así no hay quien disfrute de esa preciada GP2X que cayó para celebrar mi liberación. Y menos mal que tampoco me ha llegado mi X-VAMP, regalo de mi Anita, porque no hay nada que joda más que tener la tentación en casita y no poder echarle mano. Así no hay forma de seguir tachando los subtítulos del blog…

Cenas y más cenas…

Ayer por la noche cenita en casa de Gerard, con un amplio abanico de deliciosos platos (cada uno llevó su plato estrella) y vinos. Hoy por la noche, cena para celebrar la liberación. A este paso parece que voy a llegar a UK con un buen exceso de reservas energéticas.

Por cierto, hace un frío que pela, ¿os habéis dado cuenta?

Ahorrando agua, malgastando dinero…

En esta noticia se informa de la singular medida que va a adoptar un ayuntamiento para reducir el consumo de agua. El tema de la concienciación sobre el gasto del agua está muy bien, pero gastar 6500 eurazos en comprar unas bolsas para que uno las rellene de agua y las meta en la cisterna me parece un poco excesivo (aparte del gasto de repartir cada bolsa en cada casa).

La cuestión, es que cuando yo era chico ya se estilaba lo de meter en la cisterna una botella de 2 litros de cocacola o similares. Una medida que no necesitaba de un desembolso por parte del ayuntamiento y que cada uno podía llevar a cabo en casita.

Bueno, cada uno que piense lo quiera pero ya se podía invertir el dinero en mejorar las conducciones de agua en vez de comprar bolsitas.

Politono “I was made…”

Casi se me da un chungo cuando he visto el nuevo anuncio de “seguridad Renault”, ni más ni menos que “I was made for lovin’ you” sonando de fondo mientras un abuelete comenta todas las cosas que a lo mejor aún no has hecho. Bueno, es lógico que ya que Fernando Alonso los haya dejado con el culo al aire los de Renault tengan que fichar a otros Número Uno Internacionales, me refiero a KISS (The hardest band in the world!!!).

Lo triste del asunto es que, probablemente, pronto estará disponible para descarga el politono correspondiente a 1,80€ el pelotazo (más impuestos).

Vuelveeee, a casa vuelveeee, por Navidad…

Más bien vuelvo por noche vieja pero el caso es que hoy, al medio día, si las condiciones meteorológicas no lo impiden, bajo a casita para pasar unos (pocos) días.

Después de haber pagado los derechos de lectura de la tesis (108 aurelios) ya no me queda ningún trámite administrativo por cumplir hasta el fatídico día D. A ver que nuevos horizontes se vislumbran cuando tenga la “etiqueta de anís del mono” en el bolsillo.

Así que a descansar, hacer la presentación de la tesis y estudiar en dosis razonables. Un saludo ahí afuera.

Miedo a volar…

He viajado poco, muy poco. De hecho, hasta hace dos semanas no había puesto el pie fuera de la españa peninsular. Los pocos viajes que había hecho habían sido en coche o autobús, alguno en tren, pero los menos. Lo de volar era una cosa que no había probado y a la que le había dado de lado un poco. La cuestión es que el viaje a San Diego ha servido, entre otras cosas, para darme cuenta de que me gusta lo del avión. Después de coger 6 aviones y volar durante casi cuarenta horas ya puedo decir que no me da miedo volar. Quizás un poco de respeto, por lo pequeñito que se vé todo desde arriba y el ostión que hay desde nosecuantosmil pies de altitud, pero lo llevo bastante bien.

San Diego es una ciudad para visitar con calma, pero viajando en compañía de quien viajaba ha sido imposible. Espero poder volver alguna otra vez, en mejor compañía claro.

Por cierto, si os pasáis por allí os recomiendo el “J-six” para cenar, aunque os advierto que es mejor sitio para cenar si la cena la paga otro.

Un saludo.

Seguiremos informando.

LaTeX: newcommand

Hace poco escribí sobre las ventajas de usar el paquete units para escribir correctamente las unidades. Uno de las cosas más engorrosas es escribir unidades cuando hablamos de concentraciones y estamos en el rango de los microloquesea. Escribir 100 microgramos/microlitro en un procesador de texto implica viajar un par de veces con el ratón para insertar un símbolo de micro y mantener el tipo de letra correcto cuando sigues con el gramo o el litro. Mediante el paquete units quedaba algo como lo que sigue:

\unit[100]{$\mu$g/$\mu$l}

Para una vez lo puedes hacer así pero si tienes que escribirlo 100 veces entonces se hace un poco pesado. Como latex es una caja de sorpresas el otro día descubrí como usar \newcommand. Con \newcommand podemos definir un comando para que haga algo cuando lo invoquemos. Por ejemplo:

\newcommand{\muGmuL}[1]{\unit[#1]{$\mu$g/$\mu$l}

con esto he definido el comando \muGmuL, que toma un parámetro, de forma que al escribir \muGmuL{100} en el texto final se sustituye por 100 microgramos/microlitro (escrito con su abreviación, no con todas las letras).

Se pueden definir todos los comandos que necesitemos con \newcommand. Yo he definido todos los que emplean símbolos con micro y otros para escribir las temperaturas, rpms de una centrífuga y algo tan pesado como escribir alfa-tubulina, beta-tubulina, alfa- y beta-tubulina, etc…

Ahora solo es cuestión de imaginar todo el partido que se le puede sacar a \newcommand.

Share