SIMLibre e internet de SIMYO, el engendro funciona

Bueno, aunque no lo escriba desde el eeepc ya he comprobado que la tarjeta simlibre funciona, y mi nokia 6234 Vodafonizado se ha tragado la tarjeta de SIMYO sin rechistar. Respecto a usar el teléfono como modem tampoco ha habido demasiados problemas, copiar un wvdial.conf que encontré por internet y tras corregir unos errores tipográficos todo fue como la seda. La velocidad de navegación es suficiente, más o menos como un ADSL de 1MB y la cobertura 3G bastante buena, por lo menos hasta donde he podido comprobar.

Así que, de momento, internet en movilidad parece una cuestión factible, y lo mejor de todo es que no estoy atado a ningún consumo mínimo ni a contrato leonino.

Contratiempos internáuticos

Después de recibir mi SIM de SIMYO me quedaba la opción de desproteger yo mismo uno de los dos teléfonos que tengo o recurrir al famoso chino liberador (no confundir con el chino cudeiro [1] ).

Tras vagar y divagar por la red me topé con un programa para liberar el Sharp GX17 (por cierto es lo mismo que un sharp GX15 pero para vodafone). La cuestión es que el sharp no es 3G y entonces no vale para lo que yo me proponía. El nokia 6234 no se puede liberar sin un cablecico especial. ¿Qué hacer? Bueno, pues antes de recurrir al chino y soltar 30 eurazos me he decidido a comprar una tajetita de SIMLIBRE. Se supone que es una tarjetita que se acopla a la tarjeta que uno tiene y engaña al teléfono para que crea que es de la misma compañía. Es decir, el teléfono no se libera pero acepta la tarjeta sin rechistar. 16 eurazos me ha costado.

Espero que la cosa vaya bien, lo de la tarjeta lo leí en el blog de SIMYO.

Ya os contaré, espero que desde una conexión mobile…

[1] El chino cudeiro

Música a cascoporro

Durante mis años mozos una de las más codiciadas posesiones era el tener una cinta de VHS plagada de videos musicales, al gusto del consumidor, claro está. En esa era pre-internética, las cintas solo se prestaban si podías conseguir algo a cambio, aún no se había impuesto la filosofía p2p de compartir las cosas sin restricciones.

Ahora gracias al torrent o al emule puedes conseguir todos los vídeos musicales que se han rodado en la historia. No sé si será por eso pero después de varios años de libre compartición ahora MTV ofrece todo su catálogo de vídeos musicales.

Lo malo de la historia es que de momento no se pueden descargar ni usando el download helper. Bueno, espero que pronto funcione el invento para poder descargar nuestros vídeos favoritos.

Por otra parte, desde la página ofrecen el código para incrustar los vídeos en los blogs, así que para muestra un botón.

ACTUALIZACIÓN

Lamentablemente el servicio no funciona como antes y el video no puede verse.

Another brick in the wall

Que me gusta la guitarra eléctrica no es ningún secreto, pero lo cierto es que mi relación con la guitarra empezó hace ya muchos años, de la mano de una guitarra española que me compró mi padre cuando me apunté a la rondalla de mi clase (efectivamente, todos tenemos un pasado oscuro).

Por eso disfruto mucho cuando escucho, y si puede ser veo, a tipos como el siguiente dándole a la acústica.

Atentos al vídeo [1] :

Vamos, una gozada. El tipo en cuestión se llama Kelly Valleau y podéis encontrar más cositas suyas en youtube.

Chau.

[1] Another brick in the wall

He caído, la compra por internet y los clubes exclusivos…

Hace unos meses Gerard empezó a darnos la brasa (en el buen sentido, claro) sobre Privalia, los escaparates y las promociones.

Después de luchar desaforadamente contra Venca en un par de ocasiones, por pesados y plastas, me prometí que no volvería a formar parte de uno de esos clubes exclusivos de compra y… he caído. Acabo de hacer mi primer pedido a Privalia, no sé cómo ira la cosa. Al Gerard le convence y cuenta maravillas, así que espero que la cosa no se tuerza. Por cierto, comprobé los precios en la web del fabricante y sí es verdad que parece que el ahorro que te ofertan los de Privalia es real.

PD: Para el que se esté preguntando por el objeto que me ha hecho caer en la tentación, se trata de unas gafas de sol, que las últimas que tenía han petado y voy más ciego que un topo en cuanto me da un poco el Sol (Nótese que la urgencia de la compra es baja porque en la tierruca casi nunca nos visita el astro rey).

Chau.