Ir al contenido principal

Elecciones europeas

Salgo a la calle y un olor pestilente me saluda. Intrigado miro alrededor y rápidamente encuentro el motivo. Estamos de campaña electoral para las elecciones europeas y los partidos políticos han decorado la ciudad con sus mentiras enmarcadas.

Aunque el concepto de una Europa fuerte y unida en estos tiempos tiene el mismo valor que una mierda pinchada en un palo está claro que votaré, en conciencia y a conciencia. Luego pasará lo que tenga que pasar, ya se sabe que en la futbolización de la política española las elecciones europeas son como la Copa del Rey que pasa de ser un trofeo menor a la justificación de una temporada en función de si se gana o se pierde.

Si llevaba casi un año sin ver la televisión ahora, desde luego que es el peor momento para arrimarse de nuevo a la caja. Esperemos que no saturen demasiado el buzón, y ya me cuidaré yo de no entrar en twitter u otros medios de difusión de propaganda.

Ánimo y que no os den mucho la chapa.

Real men don’t buy girls… ya, claro

/images/real-men.jpg

Resulta que una guerrilla de esas que abundan por estos mundos secuestra a 200 niñas y amenaza con venderlas como esclavas y se monta una campaña mundial con famosos y famosetes fotografiándose con el eslogan “Real men don’t buy girls”. Yo no soy de seguir cadenas con mensajes de este tipo, ni nada similar, sin embargo esta vez me ha hecho pensar.

Los hombres de verdad no compran chicas, eso está claro. Pero, esta guerrilla en cuestión no va a vender a las niñas por eBay ni les van a poner un precio de venta al público con su IVA. Las van a vender a otras mafias, a esas que este tipo de mensajes se las trae al pairo.

Por otra parte, hay mucho hombre de verdad que se escandaliza con esta acción pero luego paga por mantener relaciones sexuales con una chica, que a saber desde cuándo está metida en ese mundo y qué mafia fue la que la colocó, por primera vez, en un puticlub cualquiera de esos que adornan con sus alegres lucecitas gran parte de nuestra red viaria.

Otros hombres de verdad, compartirán en su muro o pondrán como avatar del whatsapp una foto como la de cabecera de esta entrada y luego le pegarán un palizón a su compañera sentimental o la maltratarán psicológicamente.

Por supuesto, no todos los hombres de verdad son así, pero tampoco cualquiera que se una a este tipo de manifestaciones espontáneas es un hombre de verdad.

Por mi parte, nada más que desear que la cosa al final acabe bien. Pero desde luego, termine como termine, poco tendrá que ver con que muchos hombres de verdad hayan aireado cartelitos, poniendo cara de Esto es muy serio tío.

Electrodependencia

Las últimas facturas de edp confirman lo que me temía. Estoy en situación de electrodependencia. El consumo eléctrico es cada vez mayor y no veo la luz al final del tunel (irónico, ¿no?).

Soy muy aficionado a los vídeos de preppers, aunque no me veo en mitad de un paraje viviendo solo de lo que me rodea. Me gusta la electricidad pero lo que está pasando con ella no tiene ninguna gracia. La subida incansable del precio del kilowatio es sencillamente un tongo.

En mi casa solo usamos gas para la calefacción y el agua caliente, el resto es todo eléctrico. Además, la instalación luminosa es propia de los tiempos de bonanza económica, con gloriosos halógenos de entre 150 y 220W en todas las habitaciones, con la gracia añadida de que por el tipo de bombilla que usan, no se pueden remplazar directamente por los LEDs, más eficientes.

Como la cosa pinta fea me he propuesto hacer una auditoría eléctrica y ver cómo y qué genera ese gasto.

De ahí espero sacar algunas conclusiones que me ayuden a planificar el consumo en futuras viviendas con un poco de cabeza. Puede ser interesante gastar algo más en el alquiler si con ello se ahorra en la factura de la luz y gas.

Veremos lo que encuentro. Un saludo.

Solucionados los problemas de correo

Un buen día dejó de funcionar el sistema de newsletter y de suscripción a los comentarios. Como las cosas no pasan porque sí, tras un poco de reconfiguración, googleo y ensayo error opté por comunicarme con el soporte de DigitalOcean, la empresa en la que tengo contratado el servidor virtual. La explicación es bien sencilla, después de un repunte en el tráfico de SPAM optaron, sin comunicárselo a nadie, por bloquear el envío de correos de todos los servidores abiertos recientemente.

En cuestión de unos minutos, tras verificar mi información personal, levantan el bloqueo y todo vuelve a funcionar. La parte positiva es que el soporte de DigitalOcean ha funcionado de forma rápida y efectiva pero no me ha gustado mucho el hecho de que apliquen una medida tan radical sin informar a los clientes.

Bueno, lo importante es que el Blog vuelve a estar funcional, aunque habrá que mejorar el sistema de envío de correos para que no vuelva a pasar algo parecido.

Honestidad

No se estila. Esa es la realidad. La honestidad es un valor a la baja. Por eso resulta tristemente extraño cuando un político da muestra de ser una persona honesta. Claro, que no se trata de un político cualquiera. Dicen que en este país sobran los políticos, pero la realidad es que lo que faltan son los políticos honrados. Hace unos días Julio Anguita demostró una vez más la integridad que le caracteriza al declarar abiertamente que no es tan importante el color político de un candidato como su honradez.

Votad incluso al de extrema derecha si es una persona honrada. O algo así, lo que importa es que en un mundo polarizado a todos los niveles un político es capaz de recomendar que se vote a alguien que no sea de su misma ideología siempre y cuando la persona lo merezca. Y es que cualquier persona puede tener ideas que no se ajusten a lo que a nosotros nos puede parecer más adecuado pero cuando su intención sea buena y se tomen esas decisiones con buena voluntad no hay que temer por el resultado de las mismas. Todo se puede arreglar, todos nos podemos equivocar.

Otra cosa es el tema de las puertas giratorias. Las decisiones que se toman para favorecer a alguien a costa de perjudicar a otros. La compra venta de voluntades. El negocio de la política. Y eso, Don Julio, lo deja entrever claramente, es patrimonio de la Humanidad, como las pirámides de Egipto. Y es que en todas partes cuecen habas y el que durante muchos años fue cocinero de la izquierda en este país, lo ha visto y lo denuncia sin temblarle la voz.

Algunos alabaron el talante democrático de Manuel Fraga Iribarne cuando murió. A ver qué dicen esos mismos de Julio Anguita el día que nos deje (que ojalá tarde mucho) el que, para mí, es el político más integro que ha dado esta cueva de ladrones llamada España.

Un saludo.

C1, segundo asalto

Hace ya un par de años me matriculé en la UNED para un curso de Inglés de nivel C1 y aprové. Me matriculé en la UNED porque por aquel entonces las EOIs de Cantabria no ofertaban el nivel C1 en matricula oficial o libre.

Este año me he matriculado en la EOI de Santander. Es el primer año que examinan de C1.

¿Y por qué me matriculo de nuevo?, puede que te estés preguntando. ¿Por amor a la lengua de Shakespeare? ¿para mejorar mi nivel y así poder viajar por el ancho mundo?

La respuesta es, como para muchas cosas más, por los puntos. Y no es que esté juntando puntos para una olla con la cartilla de un periódico sino que se prevé que con el tiempo tener el nivel B2 deje de ser un mérito para convertirse en un requisito y los puntos extra se obtengan con el C1.

Y ahora puede que estés pensando ¿pero no habías aprobado el C1 en la UNED?. Yo también me lo pregunté, y se lo pregunté a la Orden de convalidación de niveles de Inglés que sigue nuestra Consejería de Educación Favorita, y la respuesta es, No es convalidable. Y eso es lo que hay. Da igual que sea una Universidad Española la que certifica mi nivel. No lo aceptan y punto. Así que no queda más remedio que pasar otra vez por el tormento de los exámenes y confiar en que la cosa termine bien.

Lo más triste de todo es que estoy seguro de que en mi trabajo, como en el de una amplia mayoría de los estudiantes universitarios (si es que algún día lo encuentran) jamás necesitaré el Inglés, salvo que yo mismo me obligue a utilizarlo.

Así nos va. Un saludo.

Café olé: completando la involución

/images/molinillo.jpg

Sin dar ni un ruido, muy propio de los japoneses, me llegó el otro día el molinillo de café, con dos semanas de antelación sobre la fecha prevista.

El envío incluía una bonita grulla de origami, al estilo Blade runner, un detalle que aunque no aporta valor al molinillo, se agradece.

En cuanto al molinillo en cuestión, el desempeño es bastante bueno. Se puede graduar el grado de molienda del café y la parte inferior se puede utilizar como recipiente para guardar el café molido porque incluye una tapadera.

Me preocupaba el tema del ruido pero he de decir que monta más jaleo el microondas calentando el agua que el propio molinillo.

También hay que tener en cuenta que para utilizarlo hay que realizar una fuerza relativamente grande, no tanto en la mano que gira la manivela como en la que agarra el molinillo. Esto, en cierta medida, se ve aliviado por la base antideslizante del recipiente colector. Para moler el equivalente a una taza de café hace falta darle a la manivela sobre un minuto o un poco más, justo el tiempo que tarda el microondas en calentar.

En conclusión. No es el clásico molinillo de la abuela, que valía tanto para moler como para decorar pero cumple muy bien su función y al tener muelas de cerámica se le supone una larga vida, brindando café recién molido para cargar la cafetera.

Nombres

Elegir un nombre es siempre una cuestión peliaguda. Ya sea para un negocio, una web o para tus hijos. En este último caso es, si cabe, más delicado, porque van a convivir con él hasta la muerte. Al igual que el hábito no hace al monje, el nombre no modifica a su portador pero, como bien sabía Oscar Wilde, no da igual llamarse de cualquier forma.

En mi barrio proliferan las Mencías y Jimenas y los Boscos y Gonzalos, entre otros. Todos ellos la mar de estilosos y exclusivos. Por lo menos eso deben pensar los que los han escogido. Por contra, los hay que prefieren un clásico, como, Jennifer (escrito de cualquier forma), Jonathan (ídem) o Ian (pronunciado literal). Supongo que estos últimos no pretenden convertir a su descendencia en carne de cañi o choni, aunque le facilitan mucho la tarea. No me imagino nada más duro que intentar llevar con dignidad unas cadenas de oro de a kilo, los tatuajes rúnicos y un pelo que parece esculpido en vez de peinado llamándote Bosco o Mauro. Así que Pacos del mundo, uníos y reclamad el glamour que vuestro nombre merece. Que nadie te arrebate tu futuro por llamarte Manolo. Aupa las Maris de toda la vida.

Para concluir. El nombre de un hijo es una decisión que no debería ser tomada a la ligera y estar motivada por una moda (o tendencia, que es más cool) de las revistas de ser papás o mamás. Como con el bautizo, le estás aplicando un sello que llevará (salvo en contadas excepciones) el resto de su vida. No sigas tradiciones o modas. No se trata de fallar o acertar con la elección. Solo se trata de que si un día tu hija o hijo no están contentos con él y te preguntan ¿por qué me llamo así? puedas responder sinceramente, porque nos gustaba, cariño.

Covers: The man who sold the world

En este caso se trata de otra de esas canciones que no te puedes imaginar que sea un cover, sobre todo, he de decir, por que he escuchado muy poco de David Bowie, el autor de la canción original.

Para mí, la de Nirvana es una versión que merecería ser la canción original. No se trata de una mera interpretación sino que destaca y se distingue de la primigenia. Cuando un día escuche la versión de Bowie pensé, esto es más raro que un perro verde, y me pareció aún más impresionante el trabajo del malogrado Kurt Cobain.

The man who sold the world (Nirvana)

The man who sold the world (David Bowie)

Visumanía

Visumanía es el penúltimo proyecto al que dedico mi tiempo libre.

Se trata de una página en la que, con el tiempo, se podrá preparar el examen visu de exámenes desde secundaria hasta oposiciones.

La idea es hacer de la preparación del visu algo entretenido y competir con el resto de usuarios en ser el mejor reconocedor de cada categoría).

Por el momento las categorías disponibles son minerales, rocas, animales y plantas pero es probable que añada algunas más.

Una cosa importante es que intento que todo el material visual tenga una licencia que permita una reutilización sin restricciones tanto por mí como por cualquiera que quiera utilizar las imágenes que hay en la web. Se trata de colaborar para hacer que sea algo grande y útil para un gran número de personas.

Un saludo.

Update:

Visumanía como tal ha sido, cancelada. Probablemente se integre como subdominio en Pereduca, pero está por ver.

Share