Ventajas del open source

Desde hace ya bastantes años soy un gran defensor del open source, o código fuente abierto. Por eso utilizo GNU/Linux como sistema operativo y por eso, me decidí por un teléfono con Android para empezar mi andadura con los smartphones.

Hace ya más de un año conseguí vía puntos de Vodafone una HTC Tattoo, un teléfono inteligente con android, que salía con una versión del sistema operativo un poco antigua pero con la promesa de ser actualizada oficialmente por HTC.

La actualización nunca llegó pero el hecho de que el código fuente de android sea abierto ha permitido que hoy por hoy tenga la última versión del sistema operativo, con todas las funcionalidades (cosa que HTC nunca llegó a ofrecer, ya que su versión contenía fallos en la implementación del Bluetooth).

Esto no habría sido posible sin el trabajo de mucha gente que de forma altruista en su mayoría, ha trabajado para conseguirlo y sigue haciéndolo para permitir que un teléfono que para HTC nació muerto, no tenga nada que envidiarle a su “sustituto”, la HTC Wildfire.

Así que puede que tenga teléfono para rato si las cosas siguen igual, ya que se actualiza regularmente y los materiales aguantan bien el paso del tiempo. Más me vale, porque planeo una huida de Vodafone y eso implica que se acabó lo de cambiar de teléfono gracias a los puntos.

Cosas de mi vida

Solo un poco de update de mi vida. Las cosas siguen bien, el trabajo en el instituto continúa y cada vez voy entrando más en el mundo de la docencia virtual, las TIC y demás cosicas que le gustan a los responsables de la “educación”.

Además, el “ente” sigue su camino hacia la luz, sin dar muestras de su sexo y manteniendo a los abuelos en vilo, comprando ropita verde o amarilla, para curarse en salud.

Un saludo.

XeTeX y TrueType

Hace ya unos meses tuve la imperiosa necesidad de escribir un tocho de folios a modo de programación didáctica para las oposiciones a enseñanza secundaria.

Como sabrán todos los que se hayan enfrentado a un desafío similar, escribir un documento de ese tipo con un procesador de textos, (MS Office, OpenOffice.org) es un auténtico infierno.

Desde hace ya un tiempo para esos menesteres utilizo LaTeX o ConTeX pero ahora necesitaba seguir unas normas de presentación absurdas pero estrictas. La programación tenía que presentarse en Arial 12pt y no podía pasar de 34 lineas por página.

Aunque se pueden utilizar fuentes TrueType con ConTeX es mucho más fácil hacerlo con XeTeX (XeLaTeX), solo hay que incluir en el preámbulo del documento las siguientes lineas:

\usepackage{xltxtra}
\usepackage{polyglossia}
\setdefaultlanguage{spanish}
\setmainfont{Arial}

La primera linea indica que vamos a usar XeTeX y carga varios paquetes accesorios. La segunda linea carga el diccionario y los patrones para cortar las palabras cuando llegan al final de la linea. Con la tercera definimos el lenguaje predeterminado del documento a español y con la cuarta linea definimos el tipo de letra predeterminado

Es tan sencillo que podríamos escribir un documento incluso en Comic Sans, lo único necesario es saber el nombre de la fuente para poder utilizarla.

Con XeTeX es muy fácil escribir documentos con esas fuentes que tanto gustan a los niños y que tan poco útiles son en los documentos de gran tamaño.

Guitar Hero

Una cosa es un jueguecito y otra cosa es Joe:

Joe Satriani en concierto

Satriani

Vaya conciertazo que se cascó el tito Joe el Sábado por la noche en La Rock Star Live de Bilbao…

Todo es mejor con Bluetooth

Hace muchos años, fui de excursión con el instituto. Eran los tiempos del kin tostis, y demás temazos de la música disco y yo formaba parte de un valiente aunque reducido grupo de jovenes jevis que viajaban pertrechados con un radiocasete y un buen montón de cintas. El caso es que durante el largo viaje de autobus, casi cinco horas, fue imposible escuchar nada que no fuera el horrendo kin tostis y el resto de temazos del bolero mix de turno, ya que a cada intento de poner el radiocasete, 50 pares de ojos hostiles se nos clavaban y nos condenaban al silencio. Y qué decir del autobusero, que solo accedió a poner living on a prayer y quitó la cinta a la primera nota de Master of Puppets

Hoy he vuelto a ir de excursión con el instituto, ahora como profesor, y he visto como ese problema ha desaparecido en gran medida. Esta vez el grupo reducido de jevis viajaban armados de teléfonos de penúltima generación con tarjetas de memoria microSD repletas de épicos temazos.

Para escuchar una canción se ponían los cascos, se pasaban la canción por bluetooth y cuando todos la tenían se sincronizaban, para escucharla todos al mismo tiempo, cada uno en su teléfono, sin que ningún popero de turno les mirara mal.

¡Qué grandes avances ha traído la tecnología!, incluso en cosas tan sencillas como esa. Y es que ¡todo es mejor con Bluetooth!