Honeycomb en el tablet

Desde hace ya unos días se podía actualizar mi tablet a Honeycomb, la version para tablets del sistema operativo android. La actualización es posible, como no podía ser de otro modo, gracias al trabajo desinteresado de gente que se empeña en luchar contra la obsolescencia del hardware por culpa del software. dicha actualización fue más indolora de lo que esperaba y ahora mismo estoy escribiendo desde honeycomb.

La verdad que un tablet como éste, se convierte en un gran aliado para el trabajo en movilidad, la única pega es la necesidad de variar la forma de trabajar de modo que se adapte a “la nube”. No hay un libreoffice, ni un MS Office para estos tablets. Es cierto que algunos programas te permiten editar documentos en formato MS, pero no es comparable a lo que la gente espera de un procesador de textos.

Sin embargo, si se puede trabajar de una forma decente con Google docs, y siempre se pueden exportar los documentos a los formatos más utilizados. Preferiría algo más parecido a dropbox+procesador de texto pero es la mejor solución disponible en la actualidad. Con respecto a escribir con un tablet la verdad es que es menos traumático de lo que esperaba, aunque siempre es mejor un teclado físico. Para posts y notas es suficiente.

En cuanto al correo y los contactos todo va como la seda si usas gmail, el otro cliente de correo, para otros servicios como hotmail o cuentas de trabajo o universidad también funciona bien.

Para twitter uso tweetdeck, que es lo mejor que he encontrado de momento y también permite ver lo que pasa en facebook.

Algo que los que usan spotify puede que no aprecien es la radio en internet, y para eso recomiendo tunein radio, con un buen listado de emisoras, y una interesante selección en emisoras de música clásica, vamos, clásicos del metal.

Siempre se van los mejores

Mientras comía me he enterado de que se nos va. Justo cuando iba a hacer algo grande por el pais, pero así es la vida y para poder ser candidato Rubalcaba ha tenido que renunciar a ser vicepresidente primero. Ya lo decía mi madre, como la seguridad de ser funcionario no hay nada.

Lo peor es que se nos va sin poder poner en práctica las milagrosas medidas que tenía preparadas para acabar con el paro y la crisis. Ahora solo nos queda esperar a que se convoquen elecciones generales y las gane. Espero que haya apuntado dichas medidas en un post-it bien gordo para que, llegado el caso, se acuerde de ellas y las ponga en práctica.

De todos modos, no sería mala idea ir pensando en un plan de pensiones privado, no vaya a ser que no gane las elecciones o que las gane y se le pierda el post-it, que cosas más grandes se han visto.

Apadrina un Rato

Si os sobran unos miles de euros no dejes pasar la ocasión e inviértelos en Bankia, un banco buenrollero que te ofrece la oportunidad de optar a unas migajas mientras le haces un favor al señor Rato, que con su pensión de expresidente del FMI no le llega a fin de mes. Por lo demás, no estaría demás recordar que este banco colega es el resultado de la fusión de varias cajas a las que hubo que rescatar con dinéro público, que no crece en los árboles de los parques públicos, por cierto.

Bueno, cada uno debería intentar sacar rentabilidad a sus ahorros como mejor crea pero desde luego que no espere el señor Rato hacer negocio con mis ahorros.

Chip y Chop

Chip y Chop eran dos ardillas tontas de los dibujos animados que protagonizaron un spin-off en el que tomaban el papel de los guardianes rescatadores. Estas ardillas sentaron cátedra y varios años después han servido de inspiración a los países europeos, tanto por la tontura de sus dirigentes como por su ansia de rescatar a los indefensos.

Entre las medidas “necesarias”, se va a aprobar el segundo rescate a Grecia, como si hubiera servido para algo el primero, y las ardillas, que han evolucionado a chupacabras, pretenden empobrecer a ese país e hipotecar el futuro de las generaciones que poco o nada han tenido que ver con la situación en la que se ven.

Supongo que la obligación de privatizar hasta el aire que respiran será bien recibida por algunos banqueros que podrán, por fin, comprarse una isla griega para veranear.

Por otra parte, se pervierte hasta el lenguaje de forma que se crea un impuesto “solidario” a pagar por todos los trabajadores y se le da ese nombre cuando bien podía haberse llamado impuesto “por que me sale de las pelotas”, puesto que su objetivo es decrementar más aún el poder adquisitivo de sus habitantes.

En una economía perversa como la actual, en la que no se permiten ritmos diferentes y en la que uno no puede bajarse si ve que se la va a pegar (excepto los islandeses que han demostrado tenerlos bien puestos) la única solución que se ofrece a quien necesita ayuda es la miseria a corto, medio y largo plazo.

Esa es la realidad de los rescatadores, muy lejos de la bondad de las tontas ardillas de la tele.

La Hydra

Hace pocos días la policía se “congratulaba” (como me recuerda esta palabra a “El informal”) por la detención de la cúpula de Anonymous.

Como era evidente para todos menos para ellos una organización descentralizada no puede tener una cúpula, pero en el caso de tenerla cada vez que se desarticule a una aparecerían otras nuevas, como si de una moderna hydra se tratara. Una de esas cabezas ha hecho acto de aparición en Jaén para apoyar la manifestación del #19J.

¿Alguien sigue creyendo todavía que Anonymous puede ser neutralizado?