Jornada de reflexión

what the fuck!

A veces no sé si merece la pena o no escribir sobre algo. En este caso pienso que, realmente, no merece la pena pero es bueno que lo suelte.

Hace varios años ya, coincidiendo con la ampliación de la familia, decidí que no me aportaba nada ver la televisión. Día sí y día también los noticieros contaban alguna nueva trama de corrupción o algún escándalo político o similar. Por aquel entonces participaba en lo que se conoce como una ronda de coches, lo que me permitía compartir cabreo con los compañeros de trabajo mientras íbamos o volvíamos del trabajo.

Leer más…

Divulgar, aleccionar o convencer

/images/revolver.thumbnail.jpg

Me queda una clase tan solo del taller de divulgación que he estado desarrollando este curso. La experiencia ha sido positiva, un público escaso en número pero fiel. Ha habido preguntas interesantes, propuestas de temas, prácticamente lo mejor que podía esperar.

Otros talleres gozan de mayor popularidad. Los talleres de idiomas y el de cultura cántabra están siempre llenos. Lo mismo con los de escritura u ordenadores. Pero estoy muy satisfecho. He trabajado pero el esfuerzo no ha sido en balde.

Leer más…

Me siento seguro, pero molesto

/images/red-de-seguridad.jpg

Mayo es el mes de las flores, de las comuniones y, en mi caso, mes de pagar el seguro del coche. Llevo con la misma compañía de seguros desde que tengo uso de vehículo. Primero con el vespino y luego con los coches. Los seguros son un gasto, en este caso obligado, que percibo siempre como engañoso. Cubrir la posibilidad de un riesgo debería hacerte sentir bien pero ya van unos años en los que cada vez que me toca pagar me siento un poco estafado.

Leer más…

Autoinfidelidad, ESL y Medium

/images/once-upon-a-time.png

Acabo de abrir una cuenta en Medium. Medium es una plataforma para escribir y contar historias que puedes compartir con una amplia comunidad de lectores y escritores. ¿Por qué abrir una cuenta en Medium si ya tengo este blog?. No es que esté pensando en cerrar el blog, ni mucho menos. De hecho, he renovado el domino elblogdeperegil.com por otro año más. El motivo de esta autoinfidelidad es que quiero seguir trabajando sobre una de mis debilidades con respecto al inglés: la escritura.

Cuando saqué el C1 debí de realizar un ejercicio de escritura suficiente pero, desde luego, no demasiado bueno. Aprobé con un 5 raspado, algo que para sacar el título está bien pero que implica que no voy sobrado de capacidades.

Tampoco es que sea algo extraordinario. Mis capacidades como escritor han sido siempre un poco cortas. De hecho, llevo atascado con la escritura de cierto libro desde hace más de dos años y no he pasado del segundo capítulo. Eso como escritor en mi lengua materna así que en inglés ni hablamos. Entre otras cosas eso es lo que hizo que valorara durante un tiempo la posibilidad de seguir un curso de escritura creativa en Coursera pero después de tener que abandonar un par de cursos de otras materias desistí y decidí posponerlo hasta que vuelva a tener un poco de desahogo en mi agenda, cuando sea que eso ocurra.

Y es por eso por lo que he abierto la cuenta en Medium. Me he propuesto escribir, con la frecuencia que pueda permitirme, y contar lo que se me ocurra pero en inglés. El objetivo no es tanto convertirme en un influencer como conseguir que algunos nativos lean lo que escribo y, si tienen a bien, corrijan expresiones o sugieran mejoras. Podría escribir lo mismo en mi blog, que es como mi hogar digital, pero si ya es complicado que me lean escribiendo en español me imagino que en inglés la aventura sería bastante improductiva. Así que me voy de alquiler digital a Medium en esta aventura lingüística y veremos como va la cosa.

Un saludo.

Alternativas y vías principales

Alternativas y vías principales

No debía tener yo más de 10 años cuando murió una de mis primas pequeñas. Supongo que fue en navidad porque creo recordar como nevaba mientras rezabamos para que se salvara. Un derrame cerebral fue lo que acabó con ella. Recé mucho y lloré bastante (de pequeño me costaba mucho menos que ahora llorar). Aunque era pequeña la quería como se quiere a un primo, con esa mezcla de amistad y familiaridad que solo se puede tener con ellos.

Con 20 años ya no creía en la Iglesia, ni siquiera en Dios. La religión había pasado a formar parte de mi vida pasada. No es que hubiera sufrido una crisis de fe, ni anemia ni nada por el estilo. Solo que no necesitaba a un ser superior que me juzgara, salvara o condenara. Desde entonces me dediqué a vivir al margen, dentro de lo posible, de la religión. De todas ellas.

Ahora, como padre, he tenido que tomar decisiones relacionadas con la religión de mis hijos. Ya no me puedo quedar al margen. Me toca mojarme. No es que me haya sorprendido, pero si es verdad que la laicidad de este país está sepultada por años de religiosidad impuesta que, aún hoy, hacen que lo normal sea lo que la lógica no sostiene.

¿A qué viene este rollo?. Viene a que me resulta tremendamente curioso que cuando se matricula a un niño en una escuela pública te pregunten si va a estudiar religión o alternativa. ¿Altenativa?, la opción que debería ser por defecto es la que se denomina alternativa.

Dice la RAE, en una de las acepciones de la palabra, que alternativa es

en actividades de todo tipo, especialmente culturales, la que difiere de los modelos oficiales comúnmente aceptados.

Luego para mis hijos he de aceptar lo que difiere del modelo oficial comúnmente aceptado, aunque viva bajo el amparo de una supuesta laicidad del estado. Lo curioso, es que para los compañeros musulmanes de mis hijos esa alternatividad es bastante poco alternativa ya que Religión es Religión Católica, en realidad. Luego les están diciendo que su religión difiere del modelo comúnmente aceptado.

¿azul o rosa?

A mí, el caso de las otras religiones no es que me importe mucho pero sí me molesta hasta cierto punto que sigamos viviendo en una burbuja religiosa, que nubla los sentidos de algunos de mis paisanos. Reciéntemente una conocida mía publicó en Facebook una de esas divertidas fotos con mensaje antisexista. Trataba del tema de criar a los hijos en igualdad y no inculcarles roles sexistas desde su nacimiento. Estoy totalmente de acuerdo con eso. Esta conocida mía se rasgaba las vestiduras en uno de los comentarios sobre cuando al pedir un sacapuntas en una papelería le preguntaron si era para un niño o una niña para dárselo azul o rosa. Puso a parir al dependiente y desbarró sobre los sacapuntas, los colores y el rol sexual. Todo muy bien, pero sin embargo, esta conocida es católica practicante, es decir, pertenece a una agrupación social en la que los roles están fuertemente marcados por el sexo. De hecho, en cualquier otra organización habría problemas por discriminación sexual pero en esta comunidad se ve como algo muy normal el hecho de que las mujeres no puedan aspirar a los cargos más elevados o que su papel en la vida social y de pareja esté ligado a esos roles que a mi conocida tanto le molestan.

Así que, al final, conviven dos realidades, la realidad criticable y la realidad intocable, de modo que cada uno ve solo lo que quiere ver. Seguramente yo también tenga una visión distorsionada del asunto pero por lo menos, de momento, sigo esperando que la letra y los hechos coincidan.

Un saludo.

La búsqueda del conocimiento, python y la pérdida de Fe

Pérdida de Fe

No es la primera vez que estudio con limitación de tiempo. Antes dejaba el estudio para última hora mientras que ahora no tengo tiempo para dedicarle aunque empiece bien pronto.

Para la anterior oposición decidí que merecía la pena utilizar un programa de TTS (text to speech) para pasar los temas a audio e ir escuchándolos en los 40 minutos de coche que me chupaba a la ida y a la vuelta del trabajo. El resultado, aunque utilizable, distaba mucho de ser perfecto. Hay cosas que no se pueden leer como se escriben porque carecen de sentido.

Por ejemplo, cuando vas conduciendo y una vocecilla sintética te comenta que las anemias pueden deberse entre otras cosas a pérdida de Fe, te quedas un poco descolocado hasta que caes en la cuenta de que se refiere al hierro, no a las creencias de cada uno. Ese descoloque, entre otros, resta capacidad de concentración, de la que no voy especialmente sobrado y hay que intentar evitarlo.

Eso me hizo mantener dos versiones de cada tema, una para leer en mi e-reader y la otra para pasar a mp3.

En esta oposición la cosa es un poco diferente, desde un principio me propuse mantener una única versión que utilizaría como fuente para texto escrito y leído. Gracias a python, que es una especie de lenguaje de programación para dummies, surgió el desarrollo de panspeak, un programilla que permite partir de un fichero markdown y obtener un PDF para el e-reader y un mp3 para el coche. Estoy muy contento con cómo va quedando porque realmente me ayuda a no perder el tiempo con correcciones dobles. Por otra parte, el tiempo que pierdo desarrollándolo no lo dedico a estudiar…

Bien. El caso es que estudio y me divierto ¿se puede pedir más?

Un saludo.

Estudiante digital

e-reader

Con la amenaza de las oposiciones a la vuelta de la esquina he vuelto a desempolvar mi lector de libros electrónicos. Es un booq classic, de cuando Bq no era todavía lo que es hoy. Lo utilicé mucho para preparar las oposiciones en 2010 y me sirvió muy bien. Incluso cuando se me rompió la pantalla me mereció la pena arreglarlo, a pesar de que me costó un buen dinero.

El caso es que, desde entonces, lo había utilizado poco. Así que me llevé una grata sorpresa cuando lo conecté, porque estaba pelado de batería y funcionó como si nada. Acostumbrado a los smartphones que tienen una vida útil de unos dos años, en el mejor de los casos, me agradó que esa pieza de tecnología viejuna no hubiera sido víctima de la obsolescencia programada.

En casa tenemos también un kindle paperwhite, que utiliza mi mujer. Es muy superior en prestaciones y he de decir que por mi 41 cumpleaños estuve tentado de pillarme algo parecido. El booq classic no tiene wifi, ni es táctil, ni tiene luz incorporada pero tampoco puede ser mangoneado a distancia por ninguna compañía editorial. Digo esto porque hace unos días leí el caso de B&N y Nook, que cerraba su negocio de libros y dejaba con el culo al aire a los propietarios de sus lectores. También he leído por ahí como los kindle podían prohibirte el acceso a tus propios contenidos en caso de que creyeran que no eran legítimos.

Y es que llega un momento en el que la insistencia por controlar el mercado hace que los fabricantes de hardware se alíen con el diablo y sucumban a los encantos del DRM. No quiero pagar un pico por un cacho plástico que puede dejar de funcionar en cualquier momento a voluntad de sus creadores. Hay otros lectores de libros electrónicos por ahí que no pertenecen a editoriales pero, de momento, voy a seguir los pasos del capitan Adama y me voy a quedar con la tecnología viejuna que funciona como yo quiero, en vez de dejarme seducir por los cantos de sirena de tecnologías asequibles y traicioneras.

William Adama, capitán de la estrella de combate Galactica

Además, ya he acumulado demasiada basura tecnológica durante estos años como para incrementar el montón de cosas que aún sirven pero no se pueden utilizar para nada diferente de para lo que fueron concebidas. Con lo interesante que es el tema del upcycling.

Un saludo.

Las aristas de la migración a Pelican

/images/piedras-en-el-camino.thumbnail.jpg

Piedras en el camino

Aunque estaba muy contento por la migración del blog a Pelican, no fue todo lo fácil que hubiera deseado. Hoy, por fin, he resuelto el que espero sea el último de los problemillas de la migración. A raíz de instalar un plugin que optimiza las imágenes utilizadas en la web observé que había una imagen que siempre fallaba al optimizar lanzando un error de que la imagen no era realmente jpg y no se podía optimizar.

Lo fastidioso es que el plugin analiza y convierte todas las imágenes de una carpeta (más de 300) pero no informa de cúal es la que está fallando. Después de dar muchas vueltas con convert, grep, sed, y otras herramientas de la línea de comandos me di cuenta de que el proceso de creación de la web admitía un parámetro de verbosidad.

A todos los que han trabajado alguna vez con una herramienta de línea de comandos en linux, el parámetro -v, les será conocido. Añade más información sobre el proceso que se está realizando.

Como utilizo fabric para la publicación del blog busqué en el fichero de configuración y en la función publish añadí el parámetro -v

def publish():
    """Publish to production via rsync"""
    local('pelican -v -s publishconf.py')
    project.rsync_project(
        remote_dir=dest_path,
        exclude=".DS_Store",
        local_dir=DEPLOY_PATH.rstrip('/') + '/',
        delete=True,
        extra_opts='-c',
    )

Con solo utilizar ese parámetro adicional descubrí cual era el fichero problemático. Una búsqueda rápida en Google y el problema se aclaró un poco más. La imagen estaba codificada en formato .webp, que es un formato de Google que aparentemente permite mejores compresiones de imagen. Es el primo estático del codec webm para vídeo. Un rápido vistazo a los repositorios de Debian y a instalar el paquete webp que permite trabajar con ese tipo de imágenes.

Una vez que la imagen estaba convertida a .jpg me tocaba saber en cuál de los post la utilizaba. Ahí es donde te das cuenta de la ventaja de tener todos los posts en formato texto en un mismo directorio. Usando grep es fácil buscar si en algún post utilizaba la imagen pero aunque, efectivamente, grep la encontraba la salida estándar de grep no mostraba el nombre del fichero en cuestión.

Otro paseo por Google y descubro que puedo utilizar grep con el parámetro -l, que hace que la salida de grep sea el fichero en el que se encuentra la cadena de búsqueda así que

grep -l "image.jpg" *.md

y fichero localizado. Después de unos pocos minutos todo arreglado y el plugin de optimización de imágenes ya no se queja. Perfecto.

Así que no hay nada como un poco de tiempo libre por la mañana, google y la linea de comandos para mantener el blog en perfecto estado. Por todo lo demás estoy encantado con Pelican.

Un saludo.

Zombies everywhere

zombies

Terminé hace poco la cuarta y quinta temporadas de “The walking dead”. He vuelto a los subtítulos porque, aunque lo intenté, no podía seguir la trama con garantías de no estar perdiendo elementos clave del guión.

Empiezo ahora con la sexta y voy a intentar no is demasiado rápido para no tener que entrar en el juego de esperar a que se emita el episodio para poder verlo. Estoy muy desacostumbrado a seguir series por televisión y no me apetece volver a ese rollo.

Por otra parte, arrastro últimamente un sueño que no es ni normal. Durante el día no tengo demasiado tiempo para preparar cosas del trabajo y me veo obligado a trasnochar. La clase que más me está costando preparar es la del taller de divulgación, que ha acabado convirtiéndose en la más exitosa de las que tengo. Por si fuera poco, ha salido la convocatoria de oposiciones y no puedo evitar el intentar hacer algo, aunque no sea desde luego el año más indicado.

Todo esto junto hace que muchos días me arrastro más que los queridos enemigos de Rick, Daryl y compañía. Creo que todavía tengo mejor aspecto que muchos de ellos, pero no descarto que conforme se vaya acercando el final del curso pueda mimetizarme con ellos.

Poca cosa más. Sigo tonteando con python, mis cosillas electrónicas y tocando la guitarra alguna que otra vez. Disfrutando de los niños y, después de muchos años, de las series de ficción.

Un saludo.

Café, walkers y django

No han sido unas semanas demasiado emocionantes pero algunas cosas sí he podido hacer. He vuelto a utilizar los filtros de papel en mi cafetera aerobie. El filtro de malla metálica se ha ido colmatando de forma que ya casi no filtraba y la fuerza necesaria para preparar un café se había vuelto ridiculamente elevada. Con los filtros de papel preparase un café vuelve a ser sencillo. No sé que voy a hacer con el filtro metálico, porque limpiarlo es algo complicado (qué bien me vendría el baño de ultrasonidos). De momento lo mantengo en la recámara.

He retomado mi gusto por consumir series de televisión en horario nocturno. Esta vez me he liado con la tercera y cuarta temporada de The walking Dead, en versión original. La tercera temporada con subtítulos en inglés y la cuarta sin subtítulos. No me gustan los subtítulos, prefiero guiarme por el contexto, aunque tipos jadeantes corriendo de como pollos sin cabeza mientras huyen de una horda de caminantes no son el mejor listening con el que uno podría practicar. Ya no uso el tablet cuando estoy en la cama sino que utilizo el teléfono para esos menesteres y va más que sobrado. Eso hace que me reafirme en mi decisión de no volver a comprar otro table nuna más (otra cosa es que lo cumpla).

Además, he vuelto a relanzar Pereduca, esta vez con preguntas tipo test y visu para preparar exámenes. Cada vez me gusta más python y django. Metido en ese fangal he vuelto a toparme con jQuery para conseguir manipular los contenidos de la página (corrección del test y visu) y me ha costado bastante, aunque con paciencia y stackoverflow.com todo se puede solucionar.

Poca cosa más, jugar un poco con la célula Peltier, en busca del café 100% no contaminante, tocar la guitarra ocasionalmente y cuidar de mis soletes. En el trabajo, bien, como siempre (desde que apostaté de la ciencia) y con la tranquilidad que te da saber que este año no es mi año para sacar las oposiciones. Estrés cero. Disfrutando de la vida, cansado pero contento.

Un saludo.