40

Llegué a la primera de las cifras malditas. He dejado de ser un -añero para ser un -entón.Cuando tenía 20 años pensaba que con 40 estabas más acabado que la Falange. Ahora me siento joven aunque sé que no lo soy. He llegado con algo de pelo, no demasiado sobrepeso y dos hijos estupendos. Acompañado por la mejor compañera que podía tener y con ganas de hacer cosas. Bueno, de trabajar no tengo muchas ganas, como casi siempre, pero de hacer otras muchas cosas.

Si todo sigue bien espero dentro de 10 años volver a escribir otro post como este cuando alcance la segunda de las cifras malditas.

Un saludo.

Comentarios

Comments powered by Disqus