Adioses y distancia

Hace ya casi 10 años que me fui de Jaén. Me fui buscando un futuro mejor y siguiendo una idea que me fascinaba, y que a la postre resultó no ser tan seductora como me la imaginaba, pero esa es otra historia. El hecho de irme a la otra punta de España, junto con mi reconocida incapacidad para mantener las relaciones de amistad a distancia me han hecho perder el contacto con lo que en otros tiempos era mi realidad, amigos, conocidos, gente que ves a menudo y que ellos también te ven a menudo…

Ahora bajo tres veces al año, coincidiendo con las vacaciones y, por lo general, me limito a estar con mi familia, a la que echo de menos, de forma que veo poco a mis antiguos amigos. Algo a lo que no me acabo de acostumbrar es a que, de vez en cuando, me digan que alguno de estos “conocidos” a muerto. No es que me cueste entender que la gente se muera, pero me resulta extraño, más aún cuando me entero de casualidad, navegando por la red.

No es que en este caso concreto me uniera ningún tipo de amistad con este chico, pero era el típico que te cruzabas por la calle y siempre te miraba con una mirada agresiva y metalaera a modo de saludo. Solo hablamos unas pocas veces, pero me caía bien. Bueno, eso es todo, sigo echando de menos estar con mis amigos de vez en cuando, ir a conciertos de grupos de gente conocida y pasar un buen rato rajando sobre lo mal o bien que toca un fulano.

Probablemente lo que pasa es que me hago viejo y como ya se sabe cuanto más viejo, más pellejo, y en mi caso con más razón todavía.

Chao.

Comentarios

Comments powered by Disqus