Atarse los cordones de los zapatos

Hace ya unos años que empecé a utilizar zapato de cordón, después de que una vendedora en una zapatería me comentara que como tengo el empeine alto no me conviene usar zapato sin cordón, ya que normalmente lo compraba una talla más grande para poder ponérmelo y al final se me rompían muy pronto por la suela.

La cuestión es que desde entonces he tenido que acostumbrarme a parar de vez en cuando a atarme los cordones. Yo creía que la única solución al problema de los cordones era hacer el doble nudo pero gracias a internet, cómo no, he aprendido que el problema está en la técnica de anudar.

Un cambio de sentido en la lazada y no vuelve a desatarse, lo que se agradece mucho cuando un día sí y otro también llueve, y los cordones arrastrados por el suelo son todo un engorro de atar.

Para clarificar el asunto lo recomendable es ver este vídeo

Comentarios

Comments powered by Disqus