Ir al contenido principal

Café ecológico

Uno de mis propósitos de este año, era explorar posibilidades para mejorar la huella medioambiental que dejo día tras día. No es algo nuevo, de hecho uno de los motivos que me llevaron a comprar la cafetera aeropress es que era manual, no como los engendros capsulares tan de moda últimamente.

En casa, he probado con éxito relativo la utilización de una célula peltier alimentada por energía solar para calentar el equivalente al agua que consumo en cada café. Los resultados son interesantes pero necesito pulir algunos detalles antes de que pueda ser aplicable en la práctica.

La cuestión es que ahora que estoy de vacaciones y tengo algo de tiempo para experimentar no dispongo de mi chiringuito solar casero. Aún así, no he podido dejar de intentar profundizar un poco en el asunto. Lógico porque, entre otras cosas, lo que más abunda por aquí es sol y calor. Así que el primer experimento ha sido utilizar el archiconocido efecto invernadero. Para ello he colocado sobre una lámina de papel de aluminio un vaso pequeño con agua y lo he cubierto con un vaso más grande pero invertido, de forma que obtienes un pequeño invernadero.

Tras tres horas a pleno sol el agua estaba lo suficientemente caliente como para utilizarla para hacer café. El resultado ha sido un café corto pero con un regusto a sostenibilidad muy interesante. Voy a seguir experimentado con este tema durante el verano y por lo menos, el segundo y el tercer café del día podrían ser verdes. Para el primero me tocará seguir tirando de microondas. Recién levantado no puedo esperar tres horas para consumir mi primera dosis de cafeína del día.

Un saludo.

Comentarios

Comments powered by Disqus
Share