Mi cafetera reparada

/images/aeropress-arreglada.thumbnail.jpg

Han pasado más de 4 años desde que compré mi cafetera Aeropress para remplazar a la Nespresso que se había estropeado. Antes de comprarla miré por internet si era factible la reparación de la Nespresso y aunque algo se podía haber hecho no habría sido ni rápido ni barato, porque son dispositivos diseñados para cambiarlos cada poco tiempo.

Eso, entre otros motivos, me decidió a adquirir la Aeropress. Aparentemente no había nada que pudiera romperse. El mantenimiento era muy sencillo y los consumibles muy económicos.

A grandes rasgos una Aeropress es como una jeringa. Un émbolo terminado en una tapa de goma recorre un cilindro empujando un líquido. Si has usado una misma jeringa muchas veces sabrás que, con el tiempo, la goma acaba cediendo y está cada vez menos apretada. Si has usado una Aeropress muchísimo tiempo sabrás también que el tapón de goma cede y pierde capacidad para presionar al agua del café de forma adecuada.

Después de unos meses notando que la cosa no iba fina me arriesgué a comprar una tapa de goma de remplazo en Amazon. Por 8 euros y en 48 horas tenía el repuesto en casa.

El cambio es sencillo aunque me costó un poco sacar la tapa vieja. La Aeropress está como nueva y la presión que ejerce es la misma que cuando la compré.

Sigue siendo la mejor de las cafeteras que he tenido y mientras siga siendo así de fácil mantenerla en marcha, no la cambio por ninguna otra del mercado.

Su gran baza es su sencillez, tanto de uso, de limpieza como de mantenimiento. Por eso, si no buscas algo glamuroso o automático te la recomiendo.

Un saludo.

Relacionadas:

Comentarios

Comments powered by Disqus