Cargarle el muerto al muerto

A veces resulta muy cómodo para algunos que entre las víctimas de una tragedia muera la persona que mejor podía explicar lo sucedido. En el caso del accidente de Valencia lo más fácil es decir que el tren iba a más velocidad de la aconsejada y no indagar en los motivos que se sumaron y tuvieron como resultado el fatal accidente: Un conductor que no era conductor, una linea de “metro” en condiciones lamentables y medidas de seguridad insuficientes.

Por desgracia para 42 personas “Ratzinger Z” no tenía previsto desplazarse por Valencia usando el “metro”, si no, a lo mejor no estaríamos hablando ahora de esta tragedia. La culpa, entonces, podría achacarse en última instancia al inventor del Papamovíl.

Mis condolencias a los familiares de todas las víctimas y heridos en el accidente.

Mi repulsa a todos los que anteponen beneficios a seguridad.

Comentarios

Comments powered by Disqus