Comer como dioses sin pagar ni un euro

No fue mal día el de ayer. Poco trabajo por la mañana y una estupenda comida a cargo del proyecto a medio día, en uno de esos sitios en los que sabes a ciencia cierta que no vas a comer nunca más si tienes que pagar tú.

Gerard y yo superamos la prueba de la lubina a la plancha y nos pusimos hasta las trancas. Por cierto, gran elección de vino, se ve que Gerard, en el fondo, es bastante sibarita.

Lubina

Lubina

Comentarios

Comments powered by Disqus