Corriendo como pollos con cabeza

Correr se puede correr hasta descalzo. El problema de correr es que cuando uno no controla la intensidad del ejercicio puede pasarse de esfuerzo y machacarse, con lo cual abandonarás el ejercicio o no tener la intensidad necesaria, con lo que nunca notarás mejoría.

Hoy en día hay muchas opciones para que el entrenamiento sea fructífero.

  • Pulsómetros: te ayudan a controlar la frecuencia cardiaca de forma que puedas permanecer en una franja segura y efectiva mientras corres.
  • Seguimiento del entrenamiento: se puede controlar hasta el mínimo detalle del entrenamiento mediante programas como Runkeeper o Strava. Con estos programas (y otros similares) puedes controlar la velocidad, esfuerzo, altitud, distancia, etc…
  • Internet: como siempre, en internet está todo. Es cuestión de filtrar los contenidos de forma adecuada y podrás resolver todas tus dudas sobre este tipo de ejercicio (equipamiento, rutinas, descanso, calentamiento, etc.)

Así que nada de correr como pollos sin cabeza, que hoy por hoy no hay excusa para no hacer las cosas bien.

Un saludo.

Comentarios

Comments powered by Disqus