Facebook, whatsapp, twitter: el hedor de lo social

/images/basura.thumbnail.jpg

Son muchos años ya deambulando por internet, utilizando tecnologías de comunicación y sufriendo la inevitable contaminación de las mismas.

Los medios de comunicación pierden su finalidad última y se convierten en aspersores de tontás y memeces de calibre descomunal.

A nadie le importa cómo estás o qué tal te va pero no pueden dejar de recomendarte que uses una aplicación chorra, enseñarte lo que se cenaron ayer o deslumbrarte con la última frase new age que han descubierto (por recomendación de sus contactos).

Lo único positivo de esto es que el tufo cambia de barrio según las modas. Por lo menos las cuentas de correo electrónico ya no tienen que soportar la infamia de servir de instrumento de difusión de powerpoints de paisajes o vídeos tipo Impacto TV.

Ahora son Facebook, Tuenti o Whatsapp los que disfrutan de ese enorme placer. Hace un tiempo hablé del limbo de Facebook, donde residen los contactos que no has aceptado ni rechazado como amigos. Lástima que Whatsapp no permita algo parecido.

Sé que mi opinión está bastante sesgada (como buena opinión que es). Yo me comunico poco pero, la verdad, es que valoro bastante la comunicación como tal. Por tanto, aprecio a los seguidores del gran Manolo García y su si lo que vas a decir no es mas bello que el silencio no lo vayas a decir.

Y puede parecer curioso que sea yo, precisamente el que piense así. Un tío que escribe un blog que no lee ni panete, pero la gracia para mí es esa. Que lo lea quien quiera o se lo encuentre, pero no usar una red de contactos para obligarles a leer mis desvaríos sin importarme nada más de ellos.

En fin. No hace falta hablar mucho para comunicarse, solo hay que querer escuchar y tener algo que contar que sea de interés para el que te escucha.

Saludos, queridos lectores.

Comentarios

Comments powered by Disqus