Facebook y el octavo mandamiento

Hará más o menos dos años que abrí mi cuenta en Facebook y después de un periodo de reflexión corto y poco serio lo único que saco en claro, es que Facebook es un nido de víboras.

Sabido es que la gente por internet miente pero normalmente se miente a los desconocidos. Lo peor de Facebook es, precisamente, que se miente a personas conocidas. Es un territorio perfectamente abonado para la mentira y los bienquedas.

Buena prueba de ello es el famoso botón de me gusta, que mucha gente utiliza como sinónimo de me la suda lo que te ocurre pero no voy a dejar que lo sepas.

Luego están esos emoticonos sonrientes que la gente escribe sin que asome ninguna sonrisa en su cara o los ánimos o condolencias recibidas por motivos que realmente no nos preocupan en absoluto.

Mención aparte merece el grupo de gente que te cruzas a diario y no te dice ni mala cara tienes pero gusta de cotillear tus fotos para hacer comentarios del tipo [STRIKEOUT:me la suda] me gusta, o similares.

Por mi parte he de decir que también soy culpable. No soy dado a opinar mucho sobre las cosas que veo en Facebook pero si es verdad que mantengo en un Limbo de Facebook a cierta gente a la que no he aceptado una petición de amistad pero tampoco he querido mandarlos directamente al peo con una negativa ¿seré un bienqueda?, no lo sé, pero en todo caso es culpa de intenet, que como nuestra querida ministra Sinde sabe muy bien, no trae nada bueno.

Y es que internet lo corrompe todo…. yo que era un chico bueno y poco pecador y ahora soy un hipócrita más de los que pulula por internet.

Como bien dice mi amigo Lalo internet está pensado solo para el mal…

¡Coño, igual el podría ser también ministro en un futuro…!

Comentarios

Comments powered by Disqus