Falsas portabilidades: jazztel y movistar me la lían parda

La vida es cambio y ese cambio implica, a veces, cambio de trabajo, cambio de vivienda, cambio de proveedores de servicios, etc.

En 2010, con el comienzo de una nueva situación laboral, me mudé de domicilio. Cancelé todos los servicios contratados y me dispuse a comenzar de cero en mi nuevo hogar.

Tras estudiar las ofertas disponibles de telefonía e internet me decidí por Jazztel. La oferta era interesante, la única pega es que requería contar con una línea de Telefónica (Movistar) para poder realizar una portabilidad.

Procedí como me recomendó el atento comercial de Jazztel y di de alta la línea con Telefónica. Acto seguido contacté con Jazztel, con los que contraté Internet y llamadas, encargándose ellos de tramitar la portabilidad de la línea.

Todo bien, hasta que tres años después, ya en otro domicilio, pero con la misma línea y servicio de Jazztel, opté por cambiar a fibra de ONO. Eso implicaba darme de baja de todos los servicios de Jazztel, cosa que hice, dando por concluida mi relación con Jazztel.

Esto sería lo más normal del mundo de no ser porque, por extrañas circunstancias de la vida, me entero de que Telefónica me reclama unas facturas de 2014, que habían sido devueltas ya que la cuenta del banco a la que querían cargarlas había sido cancelada en 2013.

Ya tenemos el lío. Bien, contactar con Telefónica es difícil pero a través de su chat consigo que me reenvíen una copia de las facturas al correo electrónico. La sorpresa para mí es que el cargo que me solicitan es por mantenimiento de línea. ¿Línea?, ¿de 2014? Mi siguiente paso es intentar contactar con Jazztel, a ver qué es lo que pasa y el resultado es que si eres cliente sólo te atienden para consultas de una línea que esté activa con ellos y si no eres cliente solo puedes contactar para que te vendan algo.

Después de rebuscar fechas de altas, bajas, contratos de alquiler, etc., vuelvo a contactar con el chat de movistar para aclararles que yo no era cliente suyo en las fechas que me reclaman y pedirles alguna explicación de lo que está sucediendo. Como no funcionan como pepephone [1] , la chica que me atiende, muy amable y correcta, por cierto, me explica que ella no me puede resolver el problema y que lo mejor es que ponga una reclamación. Me facilita el enlace para acceder al área de reclamaciones y reclamo, como no podía ser de otra forma.

Hasta dentro de 48h tienen de plazo para contestarme, así que como ya estaba metido en el ajo, en vez de esperar sigo buscando y encuentro en Internet una página [2] en la que te dicen qué compañía es titular de una línea y el historial de portabilidades. Meto el número en cuestión y… sorpresa, la línea es de movistar y nunca ha sido portada. ¿Eh?, WTF!

Busco por el correo electrónico y después de mucho filtrar encuentro una copia del contrato de Jazztel, en tres páginas, una en la que detalla los servicios contratados (entre otros, la portabilidad), otra que es la autorización al banco para el cobro de los recibos y otra que es la letra pequeña. Leyendo esta última empiezo a verlo todo claro. Resulta que la portabilidad que te daban entre Jazztel y Movistar no es realmente una portabilidad sino una especie de cesión de la línea de forma que Jazztel te cobra la línea a ti y se la paga a Movistar.

Eso es lo que denominan AMLT [3] , cosa de la que tengo noticia por primera vez leyendo dicha letra pequeña. Pero lo mejor viene después, según otra cláusula de la letra pequeña si cesa la relación comercial con Jazztel ellos devuelven la línea a Movistar, que puede entonces seguir cobrando por su prestación, aunque el cliente pardillo, osea, yo, piense que ha dado de baja todos los servicios.

Me quedé estupefacto. Por supuesto que está claro que debería haber leído con detenimiento la letra pequeña del contrato pero, ¿alguien puede creer que un cliente va a releerse el contrato que firmó dos años antes para dar de baja un servicio?, ¿A caso todo el mundo lo hace y yo soy el único irresponsable que no relee la letra pequeña antes de darse de baja?.

A parte de eso, Movistar, en ningún momento se pone en contacto conmigo para notificarme esa circunstancia. Si han enviado cartas o facturas habrá sido a la dirección en la que no resido desde hace tres años.

¿Por qué son capaces de amargarte desayunos, comidas y cenas con llamadas reiteradas del 1004 para que contrates sus productos y no te mandan ni un mísero correo electrónico cuando un banco devuelve una factura porque la cuenta de cargo ya no está activa?

Puede ser que porque les interesa un pimiento la calidad de servicio una vez que te tienen enganchado, tanto a Movistar como a Jazztel, porque tampoco en ningún momento me avisaron al tramitar la baja de Jazztel que la línea volvería a Movistar.

Bueno, la conclusión no la sé pero la intuyo. Me va a tocar pagar (unos 100 eurazos) por unos meses de una línea de la que he sido titular sin saberlo y sin utilizarla. Es la vida. Debe ser esta una de las múltiples razones por las que año tras año las empresas de telecomunicaciones copan los ranking de quejas de usuarios.

La historia, es peor todavía pero me guardo la parte más escabrosa para cuando se resuelva, sea como sea la historia.

Un saludo y cuidado con las empresas de telecomunicaciones.

[1] Uno de los principios de Pepephone es que cualquier operador que te atienda pueda resolverte siempre cualquier incidencia sin desviarte a ningún otro departamento.
[2] Consulta la compañía de un número de teléfono
[3] Acceso Mayorista Línea Telefónica.

Comentarios

Comments powered by Disqus