Ir al contenido principal

Garoña que joroña!

El 5 de Julio es la fecha límite. ¿Cumplir las promesas electorales o complacer a los trabajadores de la central? Una divertida dicotomía, pero no me cabe la menor duda de que ZP solucionará el problema con talante y optimismo.

Siempre se puede recolocar a la gente en otros sectores y con dinero e inversión se puede reflotar una comarca. Otra cosa es que se quiera hacer.

De todas formas en nuestra tradición lo que más abunda es lo de mantener “empresas zombie” de rentabilidad escasa y alto coste de mantenimiento, como es el caso de los altos hornos de Vizcaya, las minas de Rio Tinto, Santana Motor, diversos astilleros…

Bueno, el tiempo dirá.

Comentarios

Comments powered by Disqus
Share