Ir al contenido principal

Indignados

Lo que muchos estaban suplicando pasó el 15m, unos descerebrados la liaron parda y a partir de entonces el movimiento #15m puede ser tirado por el barro. La justificación al abuso de los mossos del 27 de mayo llega en el mejor momento. Son unos violentos y merecen los palos que les han dado. Hay que usar la fuerza porque el estado de derecho no puede permirtir esos ataques a los representantes del pueblo.

Pero ¿es esa la única realidad?, esperemos y ya se verá. No me gustan las conspiraciones y necesito pruebas antes de opinar. Lo que está claro es que unos energúmenos no son los miles de personas que apoyan este movimiento y defienden la no violencia. Otra cosa es que haya gente que pierda los estribos. Cada vez hay más gente desesperada por su futuro que ve como unos tipos entrajetados opinan sobre la necesidad de que se empobrezcan aún más para salvar a una economía de los grandes números que les es totalmente ajena. Los mismos tipos que no dudan en recortar en sanidad o educación pública porque saben que sus niños estudian en caros colegios privados y siempre pueden viajar a la Clinica Mayo si les amenaza al cáncer o cualquier otra enfermedad.

El problema es que la desesperación nubla el sentido y eso puede hacer que pronto veamos más incidentes reprobables de desesperados que tienen ya poco que perder. No será el #15m el responsable de esos incidentes, que no se equivoquen ni los políticos, ni los periodistas o tertulianos ultracentristas. Los únicos responsables son los que han jugado a forrarse sin escrúpulos o han legislado pensando en retirarse como consejeros delegados de una multinacional y esos, hace ya mucho tiempo que no pasan una noche al raso, y mucho menos acampan por una buena causa.

Comentarios

Comments powered by Disqus
Share