Jugándome la piel

/images/british-steel.thumbnail.jpg

Metal del bueno

Quien me conoce sabe que no presto una especial atención a mi imagen. Uno de los aspectos en los que menos me paro es en el tema del afeitado. Es frecuente que luzca una barba de más de un mes sin que eso me quite el sueño. El motivo suele ser la falta de tiempo sumado a la pereza que me da afeitarme cuando dispongo de ese tiempo.

Por eso, desde hace ya más de un año, opté por un recorta barbas, de los que permite tener una barba de cuatro días de por vida. Eso ha mejorado mucho mi barbosidad, ya que, por lo general, cada dos semamas me doy un recorte.

El caso es que se me olvidó incluir el recortador en el equipaje y me planté de vacaciones en el sur en plena ola de calor con una barba de más de un mes.

Como no me veía otro mes y pico aguntando la barba comencé a darle vueltas a cómo deshacerme de ella. Mi primera opción fue la de usar una maquinilla desechable pero la expectativa de un afeitado a tirones no me sedujo. Barajé también la opción de un nuevo recorta barbas eléctrico pero, sinceramente, comprar uno teniendo otro casi nuevo me parecía poco adecuado. Buscando por Amazón apareció una navaja barbera de las de antes, aunque no de cuchilla fija sino de las que usa esas cuchillas al estilo de la portada del British Steel de los Judas Priest. Recordé haber visto esas cuchillas por casa de mis padres cuando era niño aunque no recuerdo que mi padre se afeitara a navaja. Así que me dije ¿por qué no?, y la compré.

Ha estado un par de días ahí, acechándome, hasta que ayer tras haber consultado al oráculo youtubero me metí en faena, monté la cuchilla y me afeité.

Si estás leyendo esto es porque no me rebané el cuello. De hecho el afeitado fue bastante mejor de lo que me esperaba. Buen apurado y ningún corte, aunque sí un par de raspaduras. No utilicé espuma de afeitar, porque quería ver por donde transitaba la cuchilla y me apañé con un poco de jabón.

No me voy a pasar al afeitado a navaja, entre otras cosas porque pasé un rato un poco tenso intentando no cortarme pero entiendo que con práctica puede ser una alternativa muy interesante al de las maquinillas de cabezal desechable, que acaban siendo bastante caras si te afeitas a diario. En mi caso si que tengo claro que prefiero la navaja a las afeitadoras eléctricas, que me hacían el cuello polvo.

En fin. He salido del paso por un precio razonable gracias a Amazon, ahora al menos puedo ver como resbala el sudor por mi cara y no me muerdo los pelos del bigote.

Un saludo y, mantenéos a la sombra.

Comentarios

Comments powered by Disqus