Mediocridad

Ocurre en internet que, de vez en cuando, alguien reflota un texto que en su momento te pasó desapercibido y te permite leer reflexiones que no tienen cabida en otros medios de información.

Eso es lo que me ha pasado con un artículo que muchos atribuyen a Forges, pero cuyo autor es el periodista David Jiménez sobre la mediocridad de este país. No es que le lleve la contraria a David pero tampoco estoy de acuerdo con él.

Para mí, la mediocridad es sin duda necesaria para mover el mundo. Los excelentes tienen excelentes ideas pero las materializan mediocres que mueven a masas de mediocres. Puede ser que por mi experiencia personal la palabra excelente me provoque náuseas. También puede ser que como mediocre que soy me deje llevar por mi condición para reivindicar mi diferencia con lo que el periodista cuenta. Por otra parte, nadie, excepto los extinguidos hombres del renacimiento (y de esos había cuatro gatos), se salva de ser mediocre en algunos aspectos de la vida. Ahora bien, lo que no se puede permitir es que los submediocres sean los que partan la pana. Ese sí que es el grave error que hemos cometido como sociedad. Dejarnos liar y no saber distinguir entre el grano y la paja. Y de submediocres, también conocidos como “listillos” o “cuñados” sí es verdad que está España llena. Hasta las trancas.

Y ahora a expiar cada uno nuestros pecados.

PD: Hay que ver la cantidad de carteles motivantes anti mediocridad que se encuentran por internet. Cómo me han hecho recordar mi primera charla motivadora que me dieron cuando me iba a dedicar al excelente mundo de la venta de libros de texto puerta a puerta… pero eso es otra historia.

Un saludo.

Comentarios

Comments powered by Disqus