Religiones, libertad de expresión y ganas de tocar las pelotas!

Los países musulmanes claman venganza por el ultraje que han sufrido con las caricaturas de la discordia. Se plantea todo como un conflicto entre la libertad de expresión y el respeto que hay que tener hacia las religiones. Y se hace especial hincapié en el fanatismo de los musulmanes (metiéndolos a todos en el mismo saco).

Las reacciones más o menos desproporcionadas no son exclusivas de los extremistas islámicos, como muchos intentan hacernos creer hoy en día. El problema se agrava, como siempre, con el hambre y la pobreza. Esto es lo que hace que la gente se deje manipular por los cabecillas religiosos para defender su honra.

Recientemente, aquí en casita, hemos podido ver como agrupaciones religiosas pretendían encarcelar a dos chicos, uno por realizar el videojuego “matanza cofrade”, un videojuego (cutre, muy cutre) en el que había que matar a nazarenos zombies y que estaba previsto que se distribuyera con un disco del grupo “Narco”, y a otro por publicar en un web una imagen de una virgen agarrando un miembro viril.

Evidentemente la base para las demandas ha sido la misma (el respeto a las religiones) y la base de la defensa también (la libertad de expresión). Así que no hay que buscar fanáticos solo entre los discípulos de Mahoma sino que los tenemos bien cerquita de nuestros hogares. La gran diferencia es que mientras que en los países desarrollados hay un gran avance del laicismo en los países de África, Oriente Medio y América del Sur las religiones tienen plena vigencia y autoridad.

¿Ha sido intelegente publicar las caricaturas?, no lo creo, como tampoco creo que fuese inteligente publicar una caricatura de Jesús petándole el cacas a un querubín para hablar de la pederastia en el seno de la Santa Madre Iglesia. Así que menos defensa a ultranza (cuando conviene) de la libertad de expresión y más sentido común (que como bien se dice por ahí es el menos común de los sentidos).

Comentarios

Comments powered by Disqus