Sembradores de ideas

/images/anonymous.thumbnail.jpg

Todos tenemos ideas, buenas o malas. A mí me gusta creer que mis ideas son fruto del trabajo de mis neuronas. Para que haya pensamiento hace falta contar con conceptos, experiencias y aprendizajes que permiten crear esas nuevas ideas.

El problema es que el contexto social en el que te desenvuelves influye irremediablemente en la cantidad y calidad de esas herramientas del pensamiento. Además, nuestro cerebro no se siente cómodo ante informaciones que contradicen nuestros esquemas de pensamiento. Todo esto hace que se cree una inercia que te lleva a interesarte solo por las cosas que ya conoces y prestar menos atención a esas que se confrontan con tu marco mental.

Esto ha ocurrido siempre, no es ninguna novedad, pero lo que sí ha cambiado recientemente es la forma en la que parte de esas informaciones llega preajustada a tus propios gustos, por lo que tiendes a reafirmarte en tus ideas previas.

No es nuevo en el caso de los medios de comunicación tradicionales, que siempre han respondido a ideologías muy concretas pero sí es relativamente nuevo, y preocupante, en el contexto digital. Las famosas cookies, junto con el resto de tecnologías de rastreo, propician que al navegar por internet se seleccionen y filtren los contenidos que vas a recibir, de modo que se adapten a tus preferencias. Esto hace que una gran parte de la información disponible en todo el mundo pase desapercibida, aunque se encuentre tan fácilmente accesible como la que sí te llega.

¿Qué puedes hacer para evitarlo? Bueno, poca cosa, pero hay algunos recursos. Yo me he acostumbrado a navegar utilizando todas las técnicas anti rastreo que tengo a mano. No tanto por temas de privacidad sino por evitar ese filtrado de la información que no responde a mis intereses. Eso, desde luego, perjudica la experiencia de usuario pero prefiero la incomodidad de loguearme en los sitios que realmente me interesan cuando lo necesito a exponer todos los datos que pueden ser rastreados por los diferentes servicios de recopilación de información. Es la maldición de la comodidad, que te hace pasar por alto las cosas importantes por evitar los pequeños engorros diarios.

Todos los navegadores suelen incluir opciones anti rastreo, que no hay que confundir con el modo incógnito que ofrecen algunos navegadores. Son dos cosas separadas, el modo incógnito sirve principalmente para que nadie que tenga acceso a tu navegador sea capaz de saber lo que has estado haciendo o qué sitios has visitado. Puede ayudarte a que no te rastreen pero no ese su principal cometido.

Yo suelo utilizar varios navegadores, uno para cosas en las que me puede interesar guardar contraseñas o el historial y otro para navegar cuando quiero evitar las búsquedas filtradas o la publicidad personalizada.En ese no tengo instalados ningún complemento que no esté dedicado exclusivamente a evitar rastreos o publicidad ya que algunos complementos o extensiones han sido noticia una y otra vez por incluir funcionalidades desafortunadas que no ayudan a mantener el anonimato.

Bueno, protegeos de los rastreadores y encontrad la información que busquéis, sin filtros ni censuras y sin recomendaciones personalizadas sobre lo que no necesitáis ni queréis.

Un saludo.

Comentarios

Comments powered by Disqus