The Moon and I

Vivir en Mordor tiene, entre otras desventajas, la dificultad para disfrutar de una de esas pocas cosas gratuítas de las que se puede disfrutar sin cansarse.

Llegar a Jaén, levantar la vista a un cielo despejado y encontrarse con la belleza de una noche estrellada y la luna brillante no tiene precio.

A un tipo inspirado le puede sugerir cosas como esta

Sin embargo, yo solo puedo decir, que bonita está la jodía.

Comentarios

Comments powered by Disqus