Ir al contenido principal

Y si tus amigos se tiran por un puente…

*¿Tú también te tiras?* Con esta frase, que debe venir incluída en el manual de todo buen educador se intenta persuadir a la gente (sobre todo a adolescentes) para que eviten el seguidismo, o borreguismo, y no hagan las cosas solo porque los demás las hacen.

En el fondo, es hasta comprensible que en la adolescencia la inmadurez y la falta de capacidad para reflexionar sobre los propios actos te lleven a hacer alguna que otra tontería. No lo es tanto que miles y miles de personas de todo el mundo (algunos bastante cuajaditos) se pongan empapados de agua fría solo para compartirlo con el resto del mundo a través de las redes sociales.

Y es que se ha puesto de moda el retarse a través de las redes sociales. Un cubo de agua helada por la cabeza, bañarse en el mar con la ropa puesta, y otras tantas gaitas.

Da igual que el fin sea noble, nadie se va a curar porque tú te empapes de agua. Si realmente te preocupa la ELA grábate ingresando un cheque a favor de tu asociación favorita y difúndelo por internet. Seguramente será menos divertido pero más efectivo para los afectados por la enfermedad.

Lo que más perplejo me deja es la necesidad (¿enfermiza?) que tiene la gente de compartir con el resto del mundo cosas que no tienen niguna importancia. Cómo era tu plato en el restaurante al que has ido a comer, la cerveza que te has bebido, un atardecer cualquiera en tu barrio, selfies chonis medio borracho…

La vida es así. Esperemos que como toda moda chorra, ésta de exponer tu vida en un escaparate pase pronto y se convierta en un recuerdo entrañable como las hombreras o el pañuelo en la frente a lo Heroes del Silencio.

Un saludo.

Comentarios

Comments powered by Disqus
Share