Yo quiero ser una chica de moda…

Esa es parte de la letrilla de la infame campaña de otoño de “El corte Inglés”. Cuando muchos se vanaglorian de haber conseguido que en la Cibeles de este año no dé asco mirar a las modelos de lo escurridas que están a nadie parece preocuparle que se transmita a la juventud de hoy en día el más fiero de los consumismos disfrazado de bonito cuento de la cenicienta.

En fin, que ni siquiera los defensores a ultranza de los consumidores (aquellos que se rasgan las vestiduras por la aparición en pantalla de el “helado lésbico”) se hacen eco de este desafortunado anuncio.

Lo que hay que escuchar por tener orejas…

Comentarios

Comments powered by Disqus